Veneco

  • Suscríbete

  • Lo más reciente

  • AddThis

    Bookmark and Share
  • Calendario

    julio 2009
    L M X J V S D
    « Jun   Ago »
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031  
  • Archivo

La importancia de los acontecimientos en Honduras

Posted by Ricardo en 2 julio 2009 06:30

Transcurridos 4 días desde la salida de Manuel Zelaya, por orden judicial, de la presidencia de Honduras, es necesario sentarse a reflexionar un poco. Quiero hacer esta reflexión aún antes de ver el desenlace de la crisis, programado para este fin de semana, cuando el destituído amenaza regresar al país.

Lo primero que hay que resaltar, claro, es que Zelaya sale de la presidencia no debido a un golpe militar, sino como consecuencia de una orden judicial llevada a cabo por los militares. Dicha orden fue emitida no porque los jueces se levantaron ese día con ganas de provocar una crisis, sino porque Zelaya quiso pasarle por encima a todos los pareceres anteriores, contrarios a su proyecto de Asamblea Constituyente.

Latinoamérica tiene una larga lista de golpes llevados a cabo por iniciativa de los de uniforme. Pero este caso es diferente. El ejército es, por lo menos en teoría, la democracia en uniforme. Cuando no quedan más recursos civiles que obliguen a alguien a seguir las reglas del juego democrático, hay que llamarlos, sea esto bonito o no a los ojos de la comunidad internacional. El ejército hondureño no formó una junta de gobierno. De hecho, ni siquiera le transfirió el poder ejecutivo a nadie, pues este nunca pasó por sus manos. Se puso en marcha la sucesión establecida en la constitución hondureña, que dice que la presidencia la ejercerá alguien designado por el congreso.

La cadena de hechos que tuvo como desenlace la salida de Zelaya del poder está al alcance de cualquiera con acceso a internet. Si alguien elige ignorar la verdad es porque quiere o porque es un delincuente intelectual. Estoy seguro de que los países integrantes de la OEA saben muy bien lo que realmente pasó. Eligieron apoyar a Zelaya. Son los mismos que eligieron apoyar el regreso de la dictadura cubana a la organización. En el caso de Lula, es el mismo que elige una posición neutral ante el genocidio de Darfur. Es el mismo que elige apoyar la teocracia iraní, que expulsó a medios extranjeros, ante protestas con muertos y heridos. La doble moral de esta gente da asco.

En un blog de esos que hay que leer con una bolsita de vómito a la mano (copyright Tambosi), uno de estos idiotas dice que en 2006 se aprobó en el congreso hondureño una Ley de Participación Ciudadana, y que la consulta de la cuarta urna se llevaría a cabo dentro del contexto de esta ley. Por lo tanto, la consulta sería legal. Pues bien, al encontrar la edición de la gaceta hondureña del 1 de febrero de 2006, me encuentro que en el artículo 4 de la ley en cuestión dice claramente que:

El plebiscito, referéndum y cabildos abiertos, como instancias de participación ciudadana, serán ejercidos de conformidad con lo que establecen la Constitución de la República y las leyes, sin perjuicio en los establecido en la Ley de Municipalidades.

No soy abogado, pero me parece que está muy claro que la decisión de convocar o no un plebiscito, referéndum o elección debe seguir lo establecido en la constitución. Y quién se encarga de interpretar la constitución en los estados democráticos? Pues el poder judicial. Y qué decidió el poder judicial cuando le preguntaron sobre la cuarta urna? Que esta era ilegal. Caso encerrado.

A pesar de todas las evidencias que muestran que el estado de derecho sigue vigente en Honduras, a ese país ya lo han amenazado con la guerra (Chávez), con quitarle auxilio financiero (Estados Unidos) y con bloquearlo comercialmente (los gobiernos “hermanos” de Nicaragua, Guatemala y El Salvador). Es de admirar la fortaleza con la cual se han mantenido firmes los hondureños. No es para menos. Esa película ya la han visto antes, hace 50 años en Cuba, hace 10 en Venezuela, y luego en los satélites bolivarianos de Bolivia, Ecuador y Nicaragua. Están haciendo lo que los pueblos de estos países no hicieron cuando les tocó defender su libertad.

Todos los demócratas de latinoamérica dependemos de lo que suceda en Honduras. Si resisten firmes, se creará el precedente de que las instituciones  de cualquier país sí pueden derrotar a aquellos que quieren acabar con la democracia desde adentro, aún ante la presión internacional de la misma pandilla de “demócratas” que apoya a las dictaduras de Cuba, Corea del Norte e Irán.

Fuerza, hondureños. Hay mucha gente que cree en ustedes.

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: